Hay una conexión incuestionable entre el acceso a la educación y un futuro mejor. La educación me abrió la puerta de las oportunidades en mi vida, y creo que todos los tejanos y tejanas deben tener la oportunidad de un futuro mejor. En el parlamento estatal, luché contra los extremistas del Tea Party para detener un recorte de $5.400 millones en la educación pública. En lugar de usar parte de los $6.000 millones disponibles en la cuenta de ahorro del estado conocida como Fondo para tiempos difíciles, el parlamento prefirió dejar a las escuelas sin financiación de miles de millones de dólares y engañar a nuestros estudiantes. Debemos tener un compromiso nacional con nuestros hijos e hijas para mejorar nuestras escuelas, reducir el tamaño de las clases, asegurar que tengamos a los mejores formados, más cualificados maestros y maestras en el mundo y poner medios a disposición de los estudiantes para alcanzar educación superior. En el Congreso, lucharé por aumentar las becas, aumentar el acceso a las oportunidades y proteger el futuro de los estudiantes de Texas. Invertir en educación es una inversión en empleos y en una economía fuerte.